Blog

SAI para hoy, tranquilidad para mañana

que-es-sai-tipos
Equipos Informáticos

SAI para hoy, tranquilidad para mañana

Un ordenador, como es lógico, necesita de una fuente de alimentación para estar conectado y en funcionamiento. Lo mismo pasa con nuestros portátiles, tablets y móviles con sus cargadores, o con cualquier electrodoméstico de nuestra casa. Sin energía, ninguno funcionaría. De ahí que sea tan importante que esta energía sea constante y estable

Seguro que alguna vez habéis sufrido un apagón o un corte eléctrico en casa y, de repente, no podíais utilizar ninguno de vuestros aparatos. Si esto os ha ocurrido mientras vuestro ordenador de sobremesa estaba encendido, este problema no solo es molesto, al poder perder información o documentos que con el apagón se han podido no guardar, sino que, además, se trata de una situación peligrosa para nuestro equipo, ya que al estar conectado directamente a la corriente, puede afectar al funcionamiento del equipo y producir diferentes fallos eléctricos en los componentes internos.

Hoy queremos hablaros de un elemento informático que, para nosotros, es imprescindible: el SAI. Hasta ahora se trataba de equipos que solo estaban presentes en entornos profesionales o en departamentos informáticos, pero cada vez se está extendiendo más su uso, siendo las PYMES e incluso los hogares los nuevos dueños de este equipo tan necesario y que, actualmente, podemos encontrar a precios muy asequibles. A continuación te explicamos qué es un SAI exactamente y cómo puede ayudarte a cuidar tus equipos informáticos y salvaguardar tus documentos y tu información.

¿Qué es un SAI y por qué lo necesito?

Un SAI es un Sistema de Alimentación Ininterrumpida (u inglés UPS), un dispositivo que, gracias a sus baterías y otros elementos almacenadores de energía, durante un apagón eléctrico puede proporcionar energía eléctrica por un tiempo limitado a todos los dispositivos que tenga conectados. ¿Suena bien, verdad?

Cuando el SAI detecta que se ha cortado el suministro eléctrico de forma repentina, conectará un sistema de diferentes baterías que harán que tu equipo pueda estar encendido durante un mayor tiempo, para darte a ti margen de guardar los cambios en los documentos o archivos y apagar manualmente el equipo sin dañarlo.

Además de esto, el SAI ayuda también a que la energía que le llega al ordenador sea estable y constante, sin ningún pico ni bajada de intensidad. Esto, aunque nosotros no lo notemos, es algo bastante habitual en la red eléctrica de nuestros hogares y que va afectando poco a poco a los dispositivos. De esta manera y gracias al SAI, se preservará la fuente de alimentación del equipo y sus elementos internos.

Cómo elegir un SAI: características, tipos de SAI, potencia…

Si quieres proteger tus equipos informáticos y te estás planteando hacerte con un SAI, deberás tener varias cosas en cuentas. Entre ellas, los tipos de SAI, sus características o su potencia, entre otros. A continuación te contamos un poco más de cada uno de estos elementos.

Tipos de SAI

Existen varios tipos de SAI, que dependerán de lo que se necesite en cada situación. Así, según lo que estemos buscando, querremos un tipo de SAI u otro. Entre los más habituales, encontramos diferentes tipos: el SAI online, el SAI de línea interactiva o el SAI offline. Cada uno de ellos tiene unas particularidades que les harán más útiles en unos casos u otros.

El SAI offline es el más sencillo de todos y nos protegerá únicamente de los cortes de corriente y de sobretensiones o picos de tensión que puedan ocurrir, a través de una batería de corta duración.

El SAI de línea interactiva, además de lo anterior, también nos protegerá de infratensiones o sobretensiones con una duración más prolongada y de cualquier ruido en la señal eléctrica.

Por último, el SAI online, que es el más completo de todos, incluirá también la protección ante variaciones de frecuencia, microcortes de corriente o de distorsiones de onda alterna.

Duración de la batería del SAI

Para decidirnos por un SAI u otro será imprescindible que veamos qué duración pueden alcanzar sus baterías internas. Al fin y al cabo, cuanto más duren, más margen de tiempo tendremos, pero, por supuesto, más caro será el equipo.

Para ello, analiza tu situación y cuánto tiempo querrías tener de margen en caso de que ocurra un apagón o un corte de energía. Cuando sepas esto, podrás decidirte por un equipo u otro.

Potencia del SAI

A la hora de comprar un SAI, debemos fijarnos en su potencia, ya que deberá concordar con la que suministra a nuestro equipo informático. Para ello, tendremos que analizar si esta potencia se mide en VA (Voltiamperios) o W (Vatios) y, a continuación, asegurarnos de que nuestro SAI tenga una potencia igual o superior al consumo de los dispositivos a los que lo vamos a conectar.

Número de salidas del SAI

Saber el número de salidas de nuestro SAI será también imprescindible, ya que de esto dependerá el número de aparatos que podremos conectarle (y de la potencia de cada uno de ellos).

Además, tendremos que fijarnos en su el SAI tiene una batería conectada a cada salida, ya que no todos los SAI las tienen y cambiarán el uso que le demos.

Por último, podemos buscar si el SAI tiene otras conexiones, como USB o USB Type-C, o incluso pantallas LCD.

Leave your thought here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.