Blog

Mantenimiento correctivo y preventivo de un ordenador

mantenimiento preventivo y correctivo
Mantenimiento informático

Mantenimiento correctivo y preventivo de un ordenador

Ya te hemos hablado sobre qué es un mantenimiento informático y por qué es importante para tu ordenador. Ahora queremos explicarte los distintos tipos de mantenimientos que existen dentro de la informática, en qué consiste cada uno de ellos, para qué sirve llevarlos a cabo, quién los realiza y, por supuesto, todas las ventajas que suponen.

Generalmente, los dos mantenimientos más importantes son el mantenimiento correctivo y el mantenimiento preventivo. Ambos son imprescindibles para tener tus equipos informáticos sanos y a pleno rendimiento. Además de estos, también existe el mantenimiento evolutivo, menos conocido pero igualmente importante, sobre todo de cara a empresas o negocios. A continuación, te explicamos detalladamente cada uno de ellos.

Mantenimiento correctivo: qué es, para qué sirve y ventajas

Si te estás preguntando qué es un mantenimiento correctivo o para qué sirve, la respuesta es muy sencilla. Un mantenimiento correctivo lo que realiza son todas las tareas necesarias para solucionar un problema que esté afectando al normal funcionamiento de tu equipo informático o al conjunto de la estructura tecnológica que poseas. 

Saber qué mantenimiento correctivo necesita tu equipo dependerá del problema que haya surgido. Algunos ejemplos de mantenimiento correctivo en informática pueden ser: la eliminación de virus y malware, la recuperación de datos tras una pérdida de información a través de una copia de seguridad, hacer un formateo necesario en el equipo, solucionar problemas de red o de conexiones inalámbricas, la detección y solución de errores que estén afectando al ordenador, arreglar cualquier problema con impresoras o periféricos conectados al equipo, etc…

¿Cuándo se realiza un mantenimiento correctivo y en qué consiste? El mantenimiento correctivo debe realizarse en el momento en el que surja algún problema en el ordenador. Por eso es muy importante que, si te ves en esta situación, contactes rápidamente con una empresa informática para que lleven a cabo lo antes posible el mantenimiento correctivo y solucionen el problema inmediatamente. Los pasos a seguir en un mantenimiento correctivo son, normalmente, muy rápidos. Una vez detectado el problema, los expertos continuarán con el proceso específico para solucionarlo, recuperando la productividad y el pleno y correcto rendimiento del equipo en el menor tiempo posible.

Mantenimiento preventivo: qué es y cómo se realiza

Ahora que sabemos en qué consiste un mantenimiento correctivo, pasamos a otro de los tipos: el mantenimiento preventivo de un ordenador

¿Qué es el mantenimiento preventivo en informática? Pues se trata de un mantenimiento dirigido a evitar y prevenir que se produzcan problemas, errores o incidencias en los equipos o infraestructuras tecnológicas. De esta manera, estarás protegido ante cualquier amenaza, y será mucho menos probable que tu ordenador sufra alguna incidencia.

Algunos ejemplos de mantenimiento preventivo y las tareas que conllevan podrían ser: instalar parches y revisarlos periódicamente, actualización del software del equipo a la versión más moderna, optimizar el rendimiento y productividad del equipo, control y revisión de antivirus, gestión de back ups o copias de seguridad y posterior verificación…

Las ventajas de llevar a cabo un mantenimiento preventivo son muchas, ya que el riesgo ante futuros problemas (y el gasto que estos conllevarán) será mucho menor. Sin duda, cualquier empresa debería plantearse realizar mantenimiento de esta tipología con cierta frecuencia. Porque como se dice: siempre es mejor prevenir que curar. En informática pasa lo mismo.

Mantenimiento evolutivo: por qué es necesario

Por último, un mantenimiento evolutivo consiste en la adaptación en una empresa o negocio de su infraestructura informática, para modernizarla según sea conveniente a las nuevas situaciones tecnológicas que surjan. De esta manera, sus equipos no quedarán obsoletos y estarán siempre bajo las mejores garantías y respaldos informáticos.
Algunos ejemplos que se llevan a cabo a la hora de realizar un mantenimiento evolutivo y tener una infraestructura IT optimizada son: la instalación de nuevos equipos, protección ante nuevas amenazas, adaptación a nuevas tecnologías, la migración de grupos de trabajo a entornos más complejos que aporten políticas de seguridad avanzadas y servidores de dominios, etc.

Leave your thought here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.